SmartLocator

El 911 evoluciona, ahora ubicar el lugar de emergencia es más sencillo

Cuando una emergencia se presenta es de vital importancia dirigir al personal de emergencia al punto exacto y brindar ayuda; al activarse una emergencia, un despliegue de recursos tiene lugar, soportado por un conjunto muy robusto de tecnologías en el centro del despacho de un 911.

 

En México estas tecnologías tienen la capacidad de ubicar la dirección de una línea de teléfono fija, de manera que si la llamada a los servicios de emergencia 911 ocurre de una línea de estas, se puede ubicar el lugar donde ocurre; si la llamada se origina en los límites interestatales, esta puede ser recibida por un centro de despacho que no le corresponde y/o puede quedar sin resolverse la ubicación de la llamada; y el problema aumenta cuando estas llamadas ocurren desde una línea de teléfono celular pues es casi imposible para un centro de despacho, ubicar la posición de un teléfono celular.

 

Se sabe que el 80% de las llamadas de emergencia a los 911 son clasificadas como falsas, y en gran medida ocurre esta estadística porque los servicios de emergencia no pueden establecer el punto exacto en donde ocurre la emergencia, el hablante no conoce el lugar donde llama, o el operador de 911 necesita saber ubicarse con la información brindada por el hablante y en la mayoría de los casos, esta información no llega completa o no sirve para ubicar la emergencia.

 

En 2019 el Instituto Europeo de Normas de Telecomunicaciones (ETSI), estandarizó una tecnología de localización del hablante en casos de emergencia, a esta tecnología se le conoce como AML (Localización Avanzada Móvil). Cuando una persona en situación de emergencia llama a los servicios de emergencia 911 con un teléfono inteligente que soporte AML, el teléfono activa automáticamente su propio servicio de localización para establecer la posición exacta del aparato mediante GPS y/o WiFi, y a su vez, envía esta posición a centros de despacho C5 mediante un SMS o una petición HTTP POST o ambos, el primero no requiere de conexión de datos, el segundo sí pero tiene más ventajas.

En todo el mundo, Google soporta esta tecnología desde 2016, desde la versión Gingerbread de Android, mientras que Apple lo introdujo desde la versión 11.3 del iOS y corresponde a los gobiernos adquirir sistemas que permitan recibir esta posición y canalizarla a sus centros de despacho. La forma en la que un gobierno puede acceder a esta tecnología es mediante un tercero que posea la infraestructura a nivel nacional para recibir estas peticiones y a su vez canalizarlas a los centros de despacho de emergencias estatales o C5.

A muchas personas les preocupa su privacidad y pueden pensar que esta tecnología serviría para ubicarlas, la respuesta es que las reglas de operación de la tecnología sólo permiten la activación de los servicios de emergencia al llamar al 911 y además, esta tecnología no se vende a particulares, sólo puede ser adquirida por gobiernos y solo puede canalizarse al 911 local o nacional.

En México ya opera la tecnología de Smart Locator, que es uno de los representantes autorizados por Google y Apple para manejar y despachar estos mensajes de localización en caso de emergencia, la tecnología de Smart Locator permite abrir un canal de video en tiempo real para dar mayor información a los despachadores de emergencias, mejorando por mucho las características de dicho servicio, así mismo soporta las conexiones necesarias para interactuar con los sistemas de despacho de emergencia más usados en México.

 

El costo de esta solución se calcula en base a la densidad de población que se desea servir y es un gran complemento a los sistemas de despacho de emergencias existentes.  Tomar ventaja de estas tecnologías, sin duda, redunda en mejores resultados para la comunidad.

En resumen, esta tecnología permite ubicar la posición de un llamante en caso de emergencia y establecer una conexión directa en vídeo con el C5 estatal, lo que mejora los tiempos de despacho, la ubicación de la emergencia y la recolección de información y evidencia durante momentos de peligro.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *