DRP en la Nube

Implementa con éxito un DRP en la Nube

Al momento de encontrar un método para recuperarse de las contingencias, las empresas optan cada vez más por el DRaaS (Disaster Recovery as a Service) o DRP en la nube.

Entre las alternativas disponibles se pueden encontrar diferencias que van desde quienes eligen conservar los datos en la Nube hasta quienes optan por un servicio de DRaaS. La conclusión al respecto es que las alternativas para conservación de la información y recuperación de la misma no son tantas y como son semejantes entre sí hay que descubrir en qué se diferencian para entender por qué algunas pueden resultar más efectivas que las otras.

Opción 1: DRP as a Service (DRaaS).
Este es el servicio que también se conoce como DRP en la Nube. En este caso el proveedor es quien cuenta con el Hardware y el Software, y es quien se encarga del mantenimiento del servidor, de las actualizaciones que se vayan necesitando y de todos los servicios que se conectan con la instalación realizada. Bajo este modelo y ante el eventual desastre en una compañía, lo único que se debe hacer es tomar contacto con el proveedor y éste se encargará de poner en marcha el servicio para que todas las unidades recuperen lo más rápidamente posible su funcionamiento. El DRaaS garantiza continuidad en un determinado tiempo ya establecido de antemano.

Opción 2: DRP usando Infraestructura como servicio.
Para implementar la opción 2, se tendrá contacto con un proveedor quien será el que suministre el dispositivo y los insumos necesarios para organizar el DRP pero su compromiso no se extiende más allá de garantizar una infraestructura. Queda como responsabilidad de la compañía la instalación de las aplicaciones, el mantenimiento, las actualizaciones, el contacto con los usuarios y por consiguiente la puesta en marcha de pruebas para garantizar que todo funcione correctamente.

Opción 3: DRP usando backup como servicio.
La opción 3 consta de la alternativa de tener un backup de la información, datos, imágenes, etc, de la compañía que puede estar alojado en cualquier parte del mundo. En este caso, cuándo ocurre una contingencia, lo que debe hacerse es recurrir a ese lugar de guardado de información, bajar los datos y ponerlos en funcionamiento en un nuevo servidor.

Si bien la opción 1 es la que evitará mayores dolores de cabeza, cada compañía conoce su estructura y sus necesidades y en función de ello es que elegirá una u otra opción para la preparación de recupero de datos ante una contingencia.
Aun así, en cualquiera de los casos, si tiene en cuenta los 10 puntos que le presento a continuación, seguramente todo irá mejor:

10 aspectos a considerar para implementar un DPR en la nube

1. PLANIFICACIÓN DEL RECUPERO:
Las causas por las que una empresa generalmente no recupera más que el 31% de los datos tienen que ver con la ausencia de un plan en el que se especifiquen los pasos a seguir en caso de contingencia. Los servidores de DRP pueden funcionar de manera correcta pero si no se tiene un procedimiento no se podrá operar con corrección. También, en caso de tenerlo, se tiene que difundir de manera certera entre los actores involucrados en la puesta en marcha de la recuperación.

2. DESTACAR LO VERDADERAMENTE IMPORTANTE:
Con un análisis que se haga de los procesos en que su empresa está involucrada podrá determinar cuáles son aquellos movimientos que no pueden evitarse y que son realmente fundamentales para que la empresa siga en funcionamiento. En función de la jerarquía que se establezca se organizará el DRP.

3. DESARROLLO DE UN SIZEING EFECTIVO:
Aunque se sabe que lo más sencillo sería que el DRP funcione como un espejo de la organización que se tiene habitualmente, la realidad es que ello no puede ser así. Es por ello que cuando se hayan identificado los procesos verdaderamente importantes que indicábamos en el punto anterior, se debe elaborar un sizeing que posibilite a la empresa a trabajar con lo mínimo y con el RTO y RPO que mejor se pueda acordar.

4. DETERMINAR UN RÉGIMEN PARA EL BACKUP:
Si bien la recomendación es que el backup de imágenes sea periódico, cada empresa tendrá que prever cómo operará esta acción de manera efectiva. Y, además, es imprescindible comprobar que el backup funciona correctamente para que no haya sorpresas en el momento de tener que utilizarlo.

5. LA NUBE NO LO ES TODO:
Si bien la Nube es hoy una alternativa segura para el almacenaje de información, se recomienda  también complementar el almacenaje de backup con un servidor o storage local. Éste podría ser el primer espacio de almacenaje desde el que se cargue la información posteriormente a la Nube.

6. ESTABLECER NORMAS DE SEGURIDAD:
De acuerdo con las políticas de seguridad que usted tenga en su empresa y que efectivamente cumple, elabore las normas que también su proveedor de servicios de recupero de datos tiene que cumplir.

7. CAPACITACIÓN FRENTE A LAS CONTINGENCIAS:
Cada usuario de su empresa que esté involucrado con los datos tiene que saber cómo operar en el caso de una contingencia. Para ello se tienen que organizar capacitaciones previas en donde se indique el procedimiento. Es aconsejable crear en este mismo entorno de capacitación una red de comunicación y de secuenciación para que cada uno sepa con quién debe contactarse en el caso de una contingencia.

8. COMPROBACIÓN DE QUE EL DRP FUNCIONA:
Es imposible tener un DRP y llevar a cabo incluso una capacitación sin comprobar que el sistema funciona. Es necesario tener planificadas varias pruebas que pueden ir escalonadas en función de los conflictos más pequeños hasta los más complejos. No olvide tener un plan de recupero extra para el momento en que se estén desarrollando las pruebas por si algún conflicto se ocasionara.

9. COMPLEMENTOS DEL DRP:
Además de la tecnología necesaria para la implementación del DRP, se deben tener en consideración los planes elaborados de manejo de crisis que seguramente forman parte del BCM (Business Continuity Management) y que colaboran en la conformación de su empresa. De esta manera se estará operando ordenadamente.

10. ANÁLISIS DE RECURSOS
La implementación de un DRP es una tarea compleja que no solo requiere esfuerzo, sino también tiempo y manos que lo puedan llevar a cabo, controlar y evaluar constantemente. Es por ello que resulta necesario analizar con sinceridad cuántos recursos tiene la empresa tanto humanos como tecnológicos para que nada se escape. Con la conclusión que saque puede que encuentre más provechoso orientar los recursos de su empresa para algo que abogue en su productividad, y sea más útil contratar un proveedor externo que se encargue del recupero ante la contingencia y de la seguridad de sus datos.

Si quiere saber más sobre cómo organizar la recuperación de la información de su empresa ante una contingencia ¡Contáctenos! 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.