Las mejores prácticas para la implementación de SIEM

Una estrategia SIEM nos permite obtener análisis en tiempo real sobre las amenazas y las alertas de seguridad en nuestro negocio, controla el almacenamiento, la manipulación, el análisis y la generación de informes de diferentes datos de seguridad, llevando así la seguridad de nuestra organización a otro nivel.

El SIEM tiene varios componentes clave o funciones importantes que deben estar presentes en una implementación exitosa:

  • Agregación de datos: Recopila datos y registros de una variedad de fuentes para garantizar que no se pierda ningún evento de seguridad importante.
  • Correlación: Busca tendencias y atributos comunes que vinculan diferentes eventos para que se pueda derivar información significativa y útil.
  • Notificación: Notifica a los administradores de TI cualquier problema potencial. Puede darse por diferentes medios, desde email, hasta llamadas automáticas.
  • Paneles: Pueden procesar datos en bruto en algo que sea más fácil de entender, como cuadros, gráficos y barras.
  • Cumplimiento: Involucra diferentes herramientas que recopilarían automáticamente datos relacionados con el cumplimiento, así cómo la creación de informes que demuestren el cumplimiento de las regulaciones por parte de la empresa.
  • Retención: Aborda cómo se almacenan los datos y eventos a largo plazo, así como qué hacer con los datos históricos.
  • Forense: Permite acceder a los eventos y registrar datos que residen en diferentes activos, de diferentes períodos de tiempo y recopilarlos todos juntos.

Implementación de SIEM

La mejor forma de implementar un SIEM es gradualmente. Un enfoque paso a paso nos ayudará a aprender más sobre nuestros sistemas actuales e implementar nuestra estrategia pieza por pieza, lo que nos permitirá ajustarla a lo largo del camino.

De una forma sencilla, señalaremos, cuáles son las mejores prácticas para implementar un SIEM:

  1. Tener una visión clara de los casos de uso: Antes de comenzar a revisar y evaluar las soluciones, hay que conocer los casos de usos que implementarías, unidos y ligados a tu negocio y su estrategia de ciberseguridad.
  2. Prepárate para lo peor. Piensa siempre en los peores escenarios posibles para que puedas elegir directamente herramientas que puedan manejarlos.
  3. Utiliza los datos de reputación: Datos que provengan, tanto del exterior, como del interior de la red. Esto nos permitirá controlar la reputación de nuestra propia organización y priorizar las alertas y casos de uso en su tratamiento y despliegue.
  4. Asegúrate de que las herramientas dispongan de la información más reciente sobre amenazas: Siempres debemos mantenernos actualizados.
  5. Revisar: Debemos pasar, al menos 3 veces, por una alerta o caso de uso hasta afinarlo perfectamente y conseguir el resultado que nos gustaría.

Tener claro como implementar un SIEM en todas sus variedades, es una metodología atemporal que nos ayudará en muchísimas implementaciones.

¿Te gustaría conocer más acerca de la implementación de SIEM? Contáctanos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.