SASE: redes más seguridad, un combo ganador

SASE es un término que aquellos que se dedican a la integración de nube y la ciberseguridad han escuchado constantemente, luego de que en el 2019 Gartner lo utilizará por primera vez. SASE, Secure Access Service Edge es una arquitectura de nube que incluye tanto los servicios de red como la seguridad de esta, dedicado a realizar implementaciones de nube con seguridad embebida, lo que disminuye altamente la posibilidad de un ataque.

Esta arquitectura permite que los usuarios se conecten a un servicio desde el cual pueden acceder las aplicaciones de nube, a través de una plataforma con políticas de seguridad preestablecidas y con soluciones de seguridad ya implementadas, lo que le sirve a las organizaciones a controlar el tráfico de la organización, sin importar de donde provenga.

En la infraestructura tradicional, una compañía podía controlar el perímetro de la red, actualmente esto ha cambiado gracias a la transformación digital, al trabajo remoto, a los diferentes modelos de consumo tecnológico y a la constante adopción de nube, que han resultado en que el perímetro se disuelva.

Por ello que los firewalles, los sistemas de prevención de pérdida de datos (DLP) y los agentes de seguridad de acceso a la nube (CASB), por ejemplo, han reducido en efectividad, ya que los dispositivos físicos convencionales ya no están dentro del perímetro de la red.

SASE nace de esta nueva forma de concebir la infraestructura corporativa, ya que propone unificar los servicios de red, para envolverlos en una capa de seguridad que los arrope para proteger a los usuarios y su información, sin importar de donde provenga su conexión.

Un combo ganador

En lugar de construir las redes y luego preocuparse por su seguridad, esta famosa arquitectura busca unificar ambas, para establecer ecosistemas de nube seguros. Por ello, la idea es que los usuarios se conecten a un solo servicio de accesos en la nube para acceder a las aplicaciones desde un punto controlado, con políticas de seguridad que permite el análisis del tráfico.

SASE incluye tecnologías como cifrado SSL/TLS de nube, puede decodificar el tráfico, ofrece el servicio de firewalles para frenar amenazas, integración de APIs, gestión de seguridad, DLP, aprendizaje por Inteligencia Artificial para detectar amenazas, protección al endpoint, gestión en caso de intrusiones, técnicas Zero Trust, software defined network, protección de oficinas remotas, entre otras particularidades.

Todo lo anterior garantiza, que el funcionamiento en la nube sea ágil y seguro ya que permite accesos desde cualquier ubicación. Además, reduce la complejidad de los ambientes e integraciones en seguridad ya que unifica todo, lo que al mismo tiempo significa contar con una red que optimiza mejor los recursos y la disponibilidad.

Una de las principales ventajas es que ofrece a los equipos de gestión de la red y seguridad mayor visibilidad de lo que pasa.

Por estas y más ventajas muchas empresas ya están basando su implementación de nube en SASE.

Si desea saber cómo implementar SASE dentro de su compañía, y asesoramiento para proteger sus modelos multinubes contáctenos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Top