Tipos de ciberseguridad que necesita tu organización

Las organizaciones rara vez se comparan con los estados, pero tienen al menos una cosa importante en común. Significa que debe lidiar con amenazas en múltiples dominios o entornos. Los países deben estar alertas a las amenazas a la seguridad provenientes de tierra, aire, mar, espacio y, cada vez más, del ciberespacio. Según la complejidad de su infraestructura, las organizaciones deben protegerse con hasta cinco formas de ciberseguridad (seguridad operativa, seguridad en la nube, seguridad de aplicaciones, seguridad de IoT y seguridad de red).

A medida que las organizaciones agregan formas cada vez más complejas de hardware, software y sistemas, surgen nuevas amenazas y aumentan sus vulnerabilidades a diversas formas de ciberdelincuencia.

Seguridad operativa

La tecnología operativa consta de hardware y software que supervisa, gestiona y controla los activos físicos utilizados en la fabricación, la generación de energía, el transporte y otros procesos industriales. Anteriormente, no había necesidad de ciberseguridad operativa porque el sistema OT no estaba conectado a Internet. Sin embargo, la mayor conectividad entre los recursos de OT y la infraestructura de TI abre nuevas vulnerabilidades que explotan los ciberdelincuentes.

Seguridad en la nube

De la tecnología que anteriormente se usaba casi exclusivamente para el almacenamiento de respaldo, la computación en la nube ha transformado la forma en que las empresas usan y comparten datos. No es sorprendente que el mayor uso de servicios en la nube como Amazon Web Services, Microsoft Azure, Google Docs y Microsoft 365 haya aumentado la cantidad de intentos de los ciberdelincuentes de atacar la nube.

La respuesta a incidentes es parte de la estrategia de migración a la nube de su organización y requiere una planificación desde el principio para evitar rutas reactivas que provoquen demoras en la resolución, pérdidas financieras y posibles daños a los activos. Al investigar un incidente, los archivos de registro operativos proporcionados por los proveedores de servicios en la nube ayudan a las organizaciones a identificar la dirección IP del atacante, la programación del ataque y el sistema objetivo.

Seguridad de las aplicaciones

Las vulnerabilidades de las aplicaciones son errores o debilidades de las aplicaciones que los ciberdelincuentes pueden explotar y provocar filtraciones de datos. El Proyecto de seguridad de aplicaciones OpenWeb (OWASP), una organización sin fines de lucro que se especializa en mejorar la seguridad de las aplicaciones, enumera las 10 principales vulnerabilidades de las aplicaciones. Las soluciones a las vulnerabilidades de las aplicaciones incluyen autenticación de inicio de sesión de múltiples factores, programas antivirus, firewalls y cifrado.

Seguridad del IoT

El Internet de las cosas (IoT) se refiere a todos los dispositivos “inteligentes” que se conectan de forma inalámbrica a una red. B. Cámaras web, sensores, enrutadores, sistemas de seguridad inteligentes. Kaspersky, uno de los mayores proveedores de software antivirus y de ciberseguridad del mundo, detectó 1500 millones de ataques a dispositivos inteligentes en la primera mitad de 2021, más del doble de los 369 millones de ataques detectados en la primera mitad del año. Una buena seguridad de IoT comienza con la identificación de riesgos de seguridad de IoT, la detección continua de amenazas y el análisis de riesgos, y la planificación de respuesta a incidentes para proteger rápidamente los dispositivos de IoT.

Seguridad de la red

Un ataque a la red es un intento de obtener acceso no autorizado a la red de una organización para realizar alguna actividad maliciosa. Hay dos tipos de ataques de red: pasivos y activos. En los ataques pasivos, los delincuentes obtienen acceso a la red para controlar o robar datos confidenciales. En los ataques activos, los delincuentes obtienen acceso a la red para modificar, eliminar, cifrar o destruir datos. Una buena seguridad de red comienza con una fuerte autenticación de inicio de sesión, como: B. Autenticación de dos factores y cambios regulares de contraseña, e implementación de antivirus, firewall y software criptográfico.

 

El crecimiento de las tecnologías web y de red ha sido un desarrollo abrumadoramente positivo para las empresas. Sin embargo, estos aspectos positivos se ven contrarrestados por algunos negativos, como el riesgo de ser víctima de un ciberataque. Por ello, debemos seguir informándonos y protegiéndonos en todos los sentidos.

¿Quieres hablar de ciberseguridad? ¡Contáctanos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.