APAGON-MEXICO

¿Tu Empresa está preparada para un mega apagón?

El 28 de diciembre del 2020, quedo claro para muchas empresas que el escenario apocalíptico de quedarse sin luz es real, si bien la mayoría de estas organizaciones cuentan con suministros back up (plantas de luz) en sus oficinas, esto no ocurre operando desde casa.

Seria genial y muy útil saber cuándo vas a tener un apagón cerca, pero es bien sabido que a partir del 14 de febrero estos cortes de luz, que incluyen estados como: Nuevo León, Jalisco, Guanajuato, Puebla, Querétaro y Ciudad de México, los tendrán sin previo aviso y en diferentes sectores de su geografía, incluyendo las zonas industrializadas y habitacionales no teniendo datos exactos sobre la duración de estos.

Lo que nos lleva a las siguientes preguntas

  1. ¿En este momento, te encuentras operando desde casa?
  2. ¿Cuentas con los recursos de sanidad suficientes en tus oficinas principales, para recibir a toda la gente en caso de un apagón masivo?
  3. ¿Cuentas con una estrategia establecida para hacer frente a un escenario de contingencia múltiple?

Y podemos seguir con las preguntas hasta que falles, pero ese no es el caso, si lo que quiero es darte una solución.

Primera parte de la solución: contar con un Sitio Alterno de Trabajo

Este problema es muy similar a cuando resuelves una integral, se debe separar en partes:

Y lo primero es aceptar que a partir del 14 de febrero se puede presentar el caso de tener a más colaboradores de los que esperas en tus instalaciones por lo tanto debes establecer quienes son los prioritarios en ingresar a la instalación y bajo que horarios, así como robustecer tus protocolos de ingreso y sanitización periódica en las instalaciones.

Existen empresas con un alto volumen de colaboradores y con la insuficiencia de espacio para cumplir con la sana distancia, que aún con medidas robustas, es poco probable realizar la operación a bajo riesgo, por lo que es conveniente que recurras a la contratación de servicios especializados en resiliencia, y esto es más que la renta de oficinas, pues la renta de espacios, si bien te garantiza un lugar, no lo hace de forma óptima, en cuanto al tiempo que retomaras tu operación como lo hacías en tu sitio principal, si bien cuando traspasas este tipo de riesgo a un tercero con la renta de la oficina, no estas comprando un seguro de recuperación, más bien adquieres un problema colosal si la oficina te queda mal, que esto es muy probable que ocurra, pues estas oficinas tampoco están preparadas para cortes de luz masivos.

Enfócate en la contratación de centros especializados que no solo te entregan una silla y un escritorio, sino que incluya toda la operación y tecnología de cómputo y comunicaciones, tal y como si operaras en tu sitio principal, cumpliendo así con el sistema normativo que regula a tu institución, al final recuerda que lo barato suele costar mucho y más  si no se cuentas con una planeación adecuada para este tipo de escenarios.

Segunda parte de la solución: La estrategia

Lo siguiente es aceptar que el modelo de Home Office a todos nos encanta, pues pese al confinamiento, nos gusta trabajar desde la comodidad de casa, en pantuflas y con el café chiapaneco que compramos en nuestro último viaje virtual a la Riviera Maya, pero operativamente hablando todos hemos batallado con la internet, y en pocos días probablemente con el suministro de energía eléctrica.

Si el problema solo se quedase en acumulación de trabajo, no hay nada que un par de desveladas no puedan solucionar, pero la mayoría de las operaciones de varias industrias no funciona de esta forma, lo que nos lleva a que la segunda parte del problema tiene que ver con estrategia de escenario múltiple y aquí te debo preguntar lo siguiente:

¿Ya actualizaste el Análisis de Impacto al Negocio y el Análisis de Riesgos?

Si la respuesta es no, yo te doy los pasos para que esto no te tome tanto tiempo,

  1. Se realista y establece con veracidad cuanto de la operación puede realizarse desde el Home Office, esto es muy fácil de ver cuando revisas el registro de entradas al edificio y te das cuenta de que, si tienes a un colaborador que por mes asiste alrededor de 4 veces o más a realizar actividades a la oficina, significa que este colaborador no puede hacer su trabajo desde casa, aun sin el corte de energía eléctrica, por lo tanto, considera un potencial foco rojo.
  2. ¿Qué tal esta tu planta de energía eléctrica?, ¿Es rentada?, ¿Cuentas con un SLA que te garantice tener energía siempre disponible?, ¿Sabes cuánto tiempo puedes estar sin energía eléctrica antes de que se te presente un impacto económico y/o regulatorio?, la respuesta a estas preguntas te dará el camino para identificar que es crítico y que hay que proteger en el momento de un apagón masivo.

Sea cual sea la situación en la que te encuentres en este momento recuerda que lo principal de cualquier sistema de resiliencia es salvaguardar y proteger la integridad y vida de las personas, así como la protección de tu información y la disponibilidad de esta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.