Ventajas

Ventajas de la Operación Cloud frente a la nueva normalidad

La pandemia del Covid-19 tomó a todo el mundo por sorpresa, nadie se imaginó este escenario, sin duda la realidad ha superado a la ficción, un día salimos de la oficina sin saber que pasarían semanas, meses y no volveríamos a ella. Las empresas tuvieron que trabajar a marchas forzadas con los proyectos que tenían en puerta para poder sacarlos adelante y evitar que sus operaciones se detuvieran, buscando una alternativa para impedir mayores pérdidas.

El término “cloud” o nube se define como “el acceso a computadoras, tecnologías de la información y aplicaciones a través de una conexión de red, usualmente accesando a Data Centers utilizando wide área network (wan) o conexión a internet”.

La finalidad de migrar operaciones a la nube es incrementar los beneficios de la empresa a corto y mediano plazo, usualmente muchas de ellas no están conscientes de la dependencia que tienen hacia la tecnología sino hasta que algún sistema falla o deja de estar disponible y claramente uno de los objetivos más importantes de la nube es tener disponibilidad de los sistemas informáticos 24/7/365.

Esta disponibilidad es esencial a la hora de incidentes críticos que amenazan la continuidad del negocio, un claro ejemplo es esta pandemia, imaginemos… ¿Qué pasaría si durante este confinamiento no tuviéramos disponibilidad? un sin número de problemas pasan justo ahora por nuestra cabeza ¿no es cierto?.

Las tecnologías de información están en constante cambio y crecimiento, esto implica que el hardware y el software necesitan actualizarse, pero con el tiempo acarrean gastos en el presupuesto de TI. Con las tecnologías cloud, esto queda en el pasado, permitiendo modelos de negocio como “Infraestructura como servicio” que mitiga la complejidad y crecimiento de la infraestructura.

Con esta simplificación, el ahorro de costos en equipamiento es considerable, se suprime la necesidad de comprar o actualizar equipos, contratar personal especializado y de soporte que cuide de la infraestructura.

La integración de una infraestructura tecnológica segura y de calidad necesita una base para el buen funcionamiento de cualquier negocio, gracias al uso de las nuevas tecnologías y las herramientas que esta provee, permite a las empresas ser más rápidas y eficientes al momento de resolver problemas y usar de manera eficiente sus recursos.

Algunos de los beneficios que se obtiene son:

  • Reduce riesgos: ciberataques, robo de información, son problemas a los que todos nos enfrentamos actualmente, disponer de una infraestructura actualizada permite minimizar la posibilidad de perder la información más importante de tu negocio.
  • Ofrece un mejor servicio a clientes: los procesos más rápidos y organizados hacen la diferencia entre los servicios que ofreces tú y tu competencia.
  • No hay límites de comunicación: el acceso a correo electrónico, redes sociales, video llamadas, hacen posible que estés en contacto desde cualquier lugar y momento con colaboradores, clientes y proveedores.
  • Tu oficina en cualquier parte: una de las grandes ventajas que la tecnología puede darle a tu empresa es la movilidad; ahora, el trabajo en la oficina no está limitado a cuatro paredes y una computadora, se puede compartir información desde cualquier dispositivo en cualquier momento.

Al contar con una infraestructura adecuada podrás observar las diferencias entre quedarte estancado durante la contingencia o aumentar las ventajas competitivas en el mercado.

Durante el transcurso de estos meses nos hemos replanteado muchas cosas, tanto personales como laborales, está claro que el entorno al que estábamos acostumbrados no será el mismo, la nueva normalidad llegó para quedarse y por lo tanto tenemos que adaptarnos a estos cambios, respetar las medidas de sana distancia, de sanitización y poco a poco ir aceptando esta realidad.

La naturaleza de la crisis ha requerido que se tomen decisiones rápidas en medio de la incertidumbre, hoy en día es muy común escuchar el término teletrabajo, hasta hace poco escuchábamos esa palabra e inmediatamente la asociábamos con los “freelance”, pero no ahora; la mayoría de las empresas lo han puesto en práctica, esto les permite mantener operaciones desde cualquier rincón del planeta sin necesidad de tener a los trabajadores en la oficina.

El uso de videoconferencias es ahora mucho más común, en este momento en el que nos encontramos alejados de nuestro espacio de trabajo habitual, tenemos la posibilidad de acceder a los recursos que necesitamos para trabajar desde cualquier lugar y descargarlos inmediatamente. Esto permite que tengamos acceso a un volumen muy grande de información y documentos sin tener que transportarlos de un lado a otro en herramientas físicas como puede ser un disco duro.

Un punto a tomar en cuenta es la seguridad, es más fácil perder la información si la transportamos en un soporte físico, que si la almacenamos en una nube protegida con los mejores firewalls y protocolos que repelen a las personas ajenas a la empresa; teniendo en cuenta que existe la posibilidad de dar a cada empleado un usuario y clave diferentes a las del resto, se pueden controlar los privilegios de acceso en función del cargo, lo cual aporta un plus a esta faceta.

En definitiva, se agilizan mucho los procesos y esto convierte a la nube en la herramienta idónea sobre la cual realizar el teletrabajo. Esta herramientas nos brinda 3 categorías por lo que cada empresa elige la que más se adapte  a sus necesidades:

Nube privada: se encuentra dentro de una empresa y está diseñadas para usuarios internos. Esta modalidad es ideal para las cargas críticas y la información confidencial. Las nubes privadas ayudan a consolidar gastos y recursos, automatizar tareas e introducir nuevas tecnologías como la virtualización.

Nube pública: los servicios de TI se encuentran disponibles para cualquiera que los necesite. Es una gran opción para archivo, y copias de seguridad de información no sensitiva.

Nube híbrida: es la combinación de ambas, donde la estrategia es analizar los requerimientos y dividirlos entre servicios de nube pública y el desarrollo de una nube privada.

Una vez que analizamos lo que es la nube y qué tipos hay, podemos seguir con los servicios en la nube. Estos servicios son utilizados a través de internet, es decir, no están físicamente instalados en el ordenador, se alojan en un servidor accesible desde cualquier dispositivo conectado a internet.

Las ventajas de este tipo de servicios son evidentes, ya que su uso no está restringido a un solo equipo informático, la seguridad, capacidad de almacenamiento y recursos de la nube son mayores que los de un ordenador. Estos servicios pueden ser agrupados en varias categorías:

Backup as a service (BaaS) permite realizar las copias de seguridad de los datos desde cualquier origen y la recuperación de los datos en cualquier destino y sistema. El servicio de copias de seguridad está adaptado a las necesidades específicas de cada negocio. Cada empresa podrá elegir dentro de las opciones de Backup ofrecidas, una duplicación de los datos o la encriptación para una mayor y mejor seguridad.

Esta es la solución que utilizan las empresas modernas para realizar copias de seguridad rápidas, seguras y eficientes en la nube. Un correcto uso de los servicios BaaS repercute en el rendimiento de la empresa, pues nos despreocupamos por completo del mantenimiento y la administración de los backups, infraestructura y software para realizar las copias, carga excesiva de los servidores, etc.

Recuperación ante desastres como Servicio (DRaaS) es una solución en la nube que te permitirá acceder al sistema en cualquier ubicación que tenga conexión a Internet. Podrás acceder desde cualquier sitio en caso de que un desastre o cualquier incidente ocurra, teniendo disponibilidad de servicios 24 x 7 x 365.

DRaaS supone un paso hacia adelante respecto a los sistemas de copias de seguridad tradicionales, generalmente se aplican a servidores virtuales, por lo tanto, en caso de desastre, el tiempo de RTO (recovery time objetive) podría ser de escasos minutos, además del fail-back cuando su sitio principal se recupere.

Infrastructure as a Service (IaaS) abarca todo el hardware virtualizado, es decir, el espacio en servidores virtuales, las redes, almacenamiento, etc. Los recursos están disponibles cuando el cliente los necesita, se puede acceder al servicio desde cualquier lugar mientras el protocolo de seguridad lo permita; alojando nuestro hardware en la nube evitamos brechas de seguridad en caso de caída de servidores o posibles incidentes que podamos no tener contemplados. Al no necesitar hacer nada extra, la Infraestructura como servicio te permite escalar tu negocio, ya que pueden usar el tiempo para enfocarse en mejorar recursos o servicios.

Está claro que la operación en la nube juega un papel indispensable a la hora de enfrentar cualquier tipo de riesgo o amenaza , no obstante no podemos olvidarnos de la seguridad de la información es uno de los factores más importantes que la empresa debe tomar en cuenta  por todas las razones que se han mencionado, de ahí la importancia  de hospedar la infraestructura y  el equipo de cómputo en un data center certificado, tendrá la certeza que se estará evaluando y certificando el cumplimiento de los requisitos en cuanto a diseño, construcción y operación para obtener la disponibilidad que necesita.

Según sea la necesidad y situación de su empresa el tener en cuenta estas herramientas y servicios le dará un respiro para poder enfrentar de una mejor manera esta pandemia, un problema menos por el cual preocuparnos, ya suficiente hemos tenido en estos meses del 2020, un poco de esperanza entre tanto caos no le cae mal a nadie.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.